El Mototaxi

Libro 1 de "El Mototaxi"

Capítulo 25. La Noticia.

Cuando las enfermeras pasaron a hacer las rondas de la madrugada, Pechi ya se encontraba despierto. Había pasado muy mala noche. Pensaba en todo lo que había pasado el día anterior y sobre todo pensaba en Laura. El dolor que le había causado el tiro que le propinó el calvo y la cirugía que le hicieron para extraerle la bala, habían pasado a un segundo plano. De hecho se sentía bastante mejor y podía creerle al doctor que hizo la guardia nocturna cuando le dijo que probablemente aquél mismo día le darían de alta. Esperaba con ansias ese momento.

Estaba ansioso. No había sabido nada de Laura desde el día anterior. Debía estar muy mal, luego de enfrentar ella sola a su papá y a dos de los matones que había contratado para liquidarlo a él. También pensaba en su mamá y en Kate, su hermana. Ellas necesitaban lo que él conseguía diariamente trabajando en la moto, para medio sobrevivir. Se preocupaba imaginando como pasarían estos días que el no podía colaborar con los gastos de la casa. Estaba preocupado también por Nane y Cindy; de no haber sido por ellos quizás a esa hora se lo estarían comiendo los goleros en aquel barranco olvidado y él sabía que la gente con la que se habían metido era muy peligrosa, tal como se lo había advertido el Casallas unos días antes. Sólo esperaba que todo se pudiera solucionar para bien.

Estaba solo en aquella habitación, cuya única distracción era un televisor del siglo pasado, que todavía pasaba los canales con una perilla. Finalmente a eso de las ocho le trajeron el desayuno. En la bandeja que le sirvieron había solamente un plato mediano con avena caliente y otro plato que tenía una porción de huevos revueltos con pan. Aunque comió todo lo que le llevaron, Pechi quedó con la sensación de que había quedado con más hambre que la que tenía antes de comer. Definitivamente no había como la comida que le hacía Salma, su mamá.

El primero en llegar a la habitación donde lo tenían hospitalizado aquella mañana, fue Nane.

-Ajá Viloria ¿Cómo amaneciste?- preguntó Nane luego de entrar al cuarto.

-Bien, mi hermano, aquí, todavía adolorido- respondió Pechi tratando de ponerse erguido.

Nane se sentó en el mueble de varios puestos que tenían disponibles para las visitas.

-Oye, no le vayas a decir nada a los médico, pero te traje unas empanaditas aquí- dijo Nane sacando del morral que llevaba una bolsa de color negro.

-Uy, gracias mi hermano, ese desayuno que me dieron aquí me dejó fue con más hambre- dijo Pechi recibiendo las empanadas con la mano izquierda. Casi no podía mover la otra mano sin sentir un dolor agudo en la herida que tenía cubiertas con vendas en aquel momento.

-Oye y te traje otra cosa- dijo Nane.

-Bueno, pero de tanta vaina las enfermeras van a empezar a creer que eres mi novio o algo así- dijo Pechi riéndose.

-Ay amiga- dijo Nane burlándose también del chiste- no mariquita mira, te traje El Manifiesto de hoy, tienes que leer las noticias, pero termínate de comer esa vaina primero.

Nane abrió el periódico y lo dobló para que Pechi pudiera leer la noticia sin tener que esforzarse. El muchacho tomó el periódico y empezó a leer de inmediato.

“Capturado Peligroso Sicario en Sincelejo” rezaba el titular.

“En hechos que no han sido revelados en su totalidad a la prensa local, el peligroso asesino Jorge Iván Arias Mercado, más conocido con el alias de “El Lastre” fue capturado el día de ayer en horas de la mañana en las afueras del municipio de Sincelejo.”

“Arias Mercado, de 34 años, natural del municipio de Magangué, en el departamento de Bolivar, tiene varias ordenes de captura en su contra, por ser colaborador y hombre de confianza del famoso narco-paramilitar Rodrigo Zea, alias “El Clavo”. Arias Mercado estuvo a cargo de un comando paramilitar, el mismo que el 24 de Abril de 2001 ingresó al corregimiento Las Pullas, del municipio de Colosó y asesinaron a 43 personas en una de las peores masacres ocurridas en el departamento de Sucre.”

“De acuerdo con la escasa información revelada al público en el día de ayer por el Teniente de la policía Mario Andrade, Arias Mercado es sospechoso de haber participado activamente en el asesinato del empresario sincelejano Francisco Espinosa, así como de otras siete personas, en una racha de asesinatos que sacudieron en las últimas semanas a la ciudad de Sincelejo.”

“Arias Mercado, será trasladado este tarde a la cárcel La Vega a espera de que un juez le dicte sentencia”.

-No dicen nada de lo de Curiel- dijo Pechi evidentemente sorprendido.

-Parece que no quiere formar un escándalo ¿ tu no sabes que ayer la policía entró a esa casa y no había nadie?- dijo Nane

-Si, pero, ¿Laura no había dejado encerrados a su papá y al tipo que le metió el tiro allí, junto con la muchacha del servicio?

-Si, a mi Cindy me dijo lo mismo también, pero ayer que fue la policía la casa estaba vacia, ni la empleada del servicio estaba allí, claro que encontraron la sangre y todo, parece que alguien sacó a esa gente de ahí.

-Necesito hablar con Laura, y ni siquiera ha venido por acá- dijo Pechi con tristeza.

-No te pongas así, ella ayer tuvo un día muy duro. ¿O no te acuerdas todo lo que tuvo que pasar? Se enfrentó ella sola al tal Lastre ese y pues me imagino que la tendrán protegida, para interrogarla y eso. Supongo yo.- contestó Nane.

-Si, debe ser así- dijo Pechi mirando para el techo.

Nane agarró el periódico y empezó a doblarlo nuevamente.

-Pero hay otra cosa que tienes que leer, Pedro.- dijo Nane. Pechi volvió a agarrar el periódico.

“Alianzas Sucias” decía el título de la editorial firmada por El Misionario.

-¿El Misionario? Tenía rato que no escribía nada ese man- dijo Pechi justo antes de que Nane soltara una carcajada.

-Ajá ¿Y a ti que te pasó?- dijo Pechi mirando extrañado a Nane.

-Nada, nada, tu lee y más nada.

“Los últimos hechos de sangre que han ocurrido en Sincelejo demuestran que el juego de poderes entre la clase política tradicional y los grupos al margen de la ley en lugar de terminar, han dado inicio a un nuevo ciclo violento.”

“Pero a diferencia de años anteriores, donde las corrientes políticas locales se aliaban con estos grupos ilegales en busca de presionar para conseguir votos, a cambio de jugosas participaciones contractuales, lo que vemos ahora es algo mucho más oscuro y peligroso no solo para aquellos envueltos con la política en nuestra ciudad y en el departamento, sino para todos los ciudadanos del común, como usted y yo.”

“Los crímenes cometidos en los últimos días revelan una alianza empeñada con sembrar un reinado del terror en nuestra tierra. Una alianza cuyo primer objetivo es eliminar cualquier obstáculo que se presente ante ellos, político o ciudadano. Poco sabemos de quien jala los hilos de esta nueva amenaza, pero lo que si sabemos es que a menos que nosotros como ciudadanos empecemos a actuar rápidamente, estos personajes de las sombras harán lo que sea necesario para tomar el poder.”

“Quizá llegará el momento en que el miedo nos invada y nos haga hacer caso omiso a lo que está por venir, pero debemos recordar que si nos dejamos ganar del miedo y del temor, el futuro que se avecina para nuestros hijos en esta tierra bendecida por Dios, es cada vez más y más negro. Es hora de aprovechar y dar un paso adelante. Los grandes pueblos se prueban a sí mismos en tiempos de crisis y esta vez, hoy es la oportunidad de probarnos a nosotros mismos.”

Pechi se quedó reflexionando sobre las palabras que acababa de leer. Recordó también las palabras de Casallas el día que fue a su casa y también recordó lo que Laura le había dicho, lo que ella había escuchado en el parqueadero del teatro. Los criminales planeaban un golpe grande. Los asesinatos eran solo el principio ¿Qué podría ser?

-¿Qué te pareció?- preguntó Nane.

-Bien, lo que me preocupa es que es lo que esa gente está planeando hacer ahora, debe ser algo muy grande, Mansur- dijo Pechi.

Todavía estaba pensando en eso, cuando Salma atravesó la puerta junto con su hermana Kate que se le abalanzó encima. Además de la muda de ropa que le había traído a Pechi para que se cambiara, la mujer traía malas noticias. Dos muchachos del barrio habían desaparecido. Según lo que Salma le contó, parecía ser que iban a reclamar el pagó por alguna vuelta y no regresaron.

-Esos pelados siempre andaban en vueltas raras- dijo Salma.

Pechi los recordaba y efectivamente en más de una ocasión los vio armados y no era raro que lucieran zapatos y relojes que evidentemente ellos no podían costear. Además de que cuando estaban borrachos se ponían en evidencia.

Salma se quedó hasta las nueve de la mañana y le dejó todo en orden a Pechi, que quedó en llamarla si lo iban a dar de alta.

Ya eran más de las once, cuando Cindy llegó. Nane estaba dormido en el mueble grande que había en el cuarto. La muchacha le hizo una señal a Pechi para que guardara silencio. Se acercó de puntillas hasta donde Nane estaba descansado y le dio un beso en los labios. No despertó. Luego le dio otro y el muchacho abrió los ojos.

-Hola, dormilón, duermes más que el enfermo- dijo Cindy riéndose.

-Es que me levanté muy temprano- dijo Nane.

-¿Cómo sigues Pechi?- pregunto ella.

-Bien, esperando que me den de alta para ver si me voy para mi casa- dijo Pechi.

-Oye Viloria, pero si la vaina está muy grave, yo creo que lo mejor es que te quedes en mi casa, o en la de Cindy- dijo Nane.

-No, Mansur ¿Cómo se te ocurre? Ya te estoy debiendo hasta la camisa, no los voy a molestar más- dijo Pechi.

-No seas bobo, oye, esa gente anda suelta- dijo Nane.

-Si, Pechi, yo creo que te puedes quedar en mi casa, al menos hasta que te recuperes, igual te debemos el favor que le hiciste a mi papá- dijo Cindy.

-Bueno, ahí miramos, pero cuando me sienta bien regreso a la casa, yo tengo que trabajar- dijo Pechi.

-¿Y que has pensado de la propuesta que te hice?- preguntó Nane.

-Esperaste a que viniera Cindy para preguntar, nojoda- dijo Pechi riéndose.

-¿Qué propuesta?- preguntó la muchacha.

-Le dije que yo le puedo comprar una moto nueva, y que en me vaya pagando con la cuota, como si la moto fuera mía, pero va a quedar a nombre de él.-dijo Nane.

-No es mala idea- dijo Cindy.

-Bueno, la verdad es que si necesito tener con que mantener a mi mamá, yo creo que si podemos negociar- dijo Pechi- Oye Mansur, de verdad que no se como agradecerte todo lo que has hecho por mi.

-Tranquilo, que de ahora en adelante te vas a mandar las frías cada vez que me de la gana. Y deja de estar agradeciendo tanto que Cindy va a creer que tu y yo tenemos algo.

Los muchachos estaban riéndose. Cuando escucharon que la puerta se abrió.

Pechi no podía creer que allí estuviera ella. Llevaba el cabello castaño claro recogido en una cola de caballo. Llevaba una camiseta blanca ceñida al cuerpo y unos vaqueros azul claro, llevaba unos zapatos deportivos negro. Casi no llevaba maquillaje, por lo que se veía mucho más hermosa de lo que él la recordaba. Era Laura.

Iba acompañada de su hermano Juan Carlos quien saludo a Pechi como si lo conociera de toda la vida, evidentemente su hermana le había hablado de él. Laura saludó a Nane y le agradeció a Cindy por haberla encontrado el día anterior antes que Lastre le hubiese hecho un daño irreparable.

-Bueno Juan Carlos, vamos para que te comas un helado- dijo Nane- pilas que yo invito.

Nane, Cindy y Juan Carlos salieron del cuarto y Pechi se quedó a solas con Laura.

-¿Cómo estas?- preguntó Pechi con un enorme nudo en la garganta que apenas lo dejaba respirar.

-Bien, tratando de creer todo lo que pasó, pero bien- respondió ella mientras se sentaba en el borde de la cama.- lo lamento mucho Pechi.

-¿De que hablas mi amor? Tu no tienes la culpa de nada.

-Pero te metieron un tiro y casi te mueres- dijo ella con lágrimas en los ojos.

-Pero ya estoy bien, gracias a Dios- respondió el muchacho- ya no llores ven.

Laura se acercó a Pechi y el la rodeó con el brazo que podía mover sin dolor.

-Te prometo que todo va estar bien, mientras que yo esté contigo nada te va a pasar.

Estaban en esas cuando el doctor apareció en la puerta de la habitación, con la orden de salida para el muchacho. Aunque eso era lo que estaba esperando, se dio cuenta que lo que más anhelaba estaba junto a él en ese momento.

(c)

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: