El Mototaxi

Libro 1 de "El Mototaxi"

Capítulo 60. La Laguna.

-¿Cindy?-  preguntó Nane sinceramente sorprendido- ¿Qué rayos haces tú aquí?

Justo en ese momento se escuchó un sonido corto y sonoro. Los seguros del carro.  Pero Cindy no les prestó atención. Lo único que su cabeza hacía era tratar de entender que rayos era lo que estaba pasando.

-Esto, esto debe ser un chiste- dijo Cindy sin mirar a Nane.

Aquel había sido un día de pesadilla para Cindy. Hacía un par de días, luego de regresar de Bogotá,  se había enterado por Nery, la editora de la sección de Sociales de “El Manifiesto” que Miguel Ángel Mansur contraería matrimonio con una tal Jennifer Paternina, hija del curador municipal. El golpe había sido devastador, pero igual siempre guardó la esperanza que todo fuera una equivocación, un error.

Pero cuando llegó el día del matrimonio Mansur-Paternina y no había llegado ninguna indicio, nota o comunicación de que aquella unión no se fuera a efectuar. Cindy se dio cuenta que el asunto era irreversible.

Era el fin. Todo lo que ella creía que había sucedido entre Nane y ella había terminado. Solo le quedaba su familia, que en aquellos momentos se reducía a Don Alirio, y su trabajo; sobre todo la investigación sobre las tierras de Toluviejo.

Cindy había regresado a Sincelejo el mismo día del extraño incendio en el Registro Nacional en Bogotá. Camilo prometió mantenerla informada de cualquier novedad que se presentara. Pero 24 horas después Camilo no había vuelto a comunicarse con ella. El que sí se comunicó varias veces fue Manuel. El misterioso muchachito que afirmaba trabajar para la persona detrás de los despojos a los campesinos en Toluviejo le había puesto una cita la noche anterior.

-Mañana, mañana tendré una copia del documento- le había dicho en el oscuro parqueadero de “El Fresno”.

-No es suficiente- le había dicho Cindy- el documento en sí mismo no prueba nada. Necesitamos una grabación o algo más concreto, que sea irrefutable.

-Lo intentaré. Mañana te espero por los lados de “La Laguna”, voy a estar en una camioneta gris, en la orilla de la carretera- le había dicho Manuel.

Cuál sería la sorpresa de Cindy cuando al entrar a la camioneta, la persona que la estaba esperando no era Manuel, sino Nane.

-Esto debe ser un chiste- repitió Cindy, quien en ese mismo momento intentó salir de la camioneta. No pudo. La puerta estaba atorada- Por favor, quita los seguros. Necesito salir.

-Te juro que yo no los puse- dijo Nane presionando un par de botones en el tablero del carro.

-Todo esto, lo de Manuel, era una farsa ¿Para qué? ¿Para burlarte de mí? ¿Para vengarte?

-¿Quién es Manuel? Te juro que eras la última persona que esperaba ver aquí.

-Ya deja de decir mentiras y déjame salir.

-Aquí la única mentirosa eres tú. O es que crees que se me olvidó lo que me hiciste, haciéndome quedar como un cabrón.

-¿Para eso te invéntate toda esta payasada? ¿Para hacerme sentir mal? Sabes ya tuve suficiente. Necesito salir de aquí.- dijo Cindy tratando de huir del carro- ábreme la puerta.

-¡Y que crees que estoy haciendo! Las puertas deben estar trabadas o algo.

-Sí, claro- dijo Cindy con ironía, buscando su teléfono en su bolso- voy a llamar a la policía. Esto es un secuestro, me estás reteniendo en contra de mi voluntad.

-Ay por favor- fue lo único que dijo Nane mientras trataba de abrir la puerta del carro.

Cindy sacó su teléfono y estaba a punto de llamar cuando entró una llamada. “Camilo Naar”. Nane quedó atento a la pantalla del celular.

-Contesta ¿no es tu novio el que te está llamando?

-Y si fuera mi novio ¿qué? Tú te acabas de casar. Muy rápido se te olvidó todo lo que decías que sentías por mí ¿o es que ya estabas cuadrado con ella mientras andabas conmigo?- dijo Cindy, luego que el celular dejara de sonar.

-No ¿Cómo se te ocurre?- dijo Nane bajando la voz- Yo no quería casarme.

El semblante de Nane había pasado de altivo y orgulloso, a triste y afligido.

-¿Y por qué lo hiciste entonces?- preguntó Cindy, con un toque de ironía en su voz.

-Me obligaron, yo…

El celular de Cindy volvió a sonar. “Camilo Naar” decía claramente en la pantalla del celular. Nane tomó el celular sin permiso.

-Ahora si me va a oír este malparido- dijo Nane, mientras Cindy trataba de quitarle el teléfono.

-Dame el teléfono- dijo ella. Nane levantó el teléfono con una sola mano.

-¿Qué te da miedo lo que yo le diga a tu noviecito? ¿Se pone celoso si se entera que estás conmigo?- preguntó Nane.

-No seas ridículo- dijo Cindy, mientras Nane contestaba la llamada.

-Aló ¿Camilo? Hablas con Nane Mansur- dijo Nane al teléfono.

-Dame el teléfono- dijo Cindy.

Nane- alcanzó a escuchar Cindy la voz de Camilo Naar del otro lado de la llamada.

-Sí, adivina por qué estoy contestando yo y no Cindy… – dijo Nane con una picardía extraña en los ojos. Cindy se rindió y se inclinó en la silla del copiloto.

¿Se reconciliaron? ¿No te casaste?- escuchó Cindy a Camilo tenuemente en el celular.

-Ella está conmigo, malparido, conmigo, porque ella me quiere a mi- dijo Nane con rabia, con odio, como tratando de hacer sentir a Camilo el mismo dolor que él había sentido.

Me alegra mucho, pero no me lo tienes que decir así. Nane entre Cindy y yo jamás pasó nada y aún si ella hubiese estado interesada en mi, yo no hubiese podido corresponderle… yo le pedí a Cindy que no te dijera, pero la verdad es que a mí, bueno a mí no me gustan las mujeres– dijo la vocecita casi inaudible de Camilo al otro lado del teléfono.

-¿Qué?- preguntó Nane.

Sí, es verdad yo… yo… bueno la verdad es que yo soy… yo soy gay ¿me entiendes? Yo besé a Cindy la noche esa del agucero porque trataba de probarme a mi mismo. Si una mujer como ella no me despertaba nada con un beso, entonces, era todo mi hermano.

Nane puso una cara de asombro que Cindy nunca le había visto en el año y seis meses que compartieron una relación.

-Yo… la verdad… yo, no… – empezó a decir Nane, el asombro había mutado ahora en tristeza ¿O era arrepentimiento? Cindy no lo podía saber.

Nane negaba con la cabeza.

¿Aló? Nane, es verdad, oye pero ven acá, necesito hablar con Cindy urgente. Me alegra que hayan solucionado sus problemas. Pero necesito decirle algo muy importante.

Cindy le arrebató el celular a Nane, quien miraba a un punto invisible en el piso del carro.

-¿Aló? ¿Camilo?

-Cindy, me alegra mucho que hayas regresado con Nane, me imagino que no se casó entonces- contestó Camilo.

-No he regresado con él, y sí se casó. Estamos encerrados en una camioneta.

-¿Qué?

-Sí, iba a llamar a la policía cuando tú me llamaste. El cuento es muy largo ¿Qué era eso tan importante que me querías decir?

-Bueno, hasta esta tarde no me dieron acceso al libro de visitas. Hubo que hacer un papeleo que ni te imaginas. Y vi también los videos de seguridad.

-¿Y?

-La primera que consultó el libro fue una tal Laura Curiel, el 29 de Junio de este año. En la cámara de seguridad no se ve nada raro, sólo que le tomó unas fotos al documento.

-¿Laura Curiel?- preguntó Cindy asombrada. Nane, que hasta entonces estaba ensimismado, empezó a prestarle más atención a la conversación.

-Sí, ella le tomó fotos al documento. Tenemos que encontrarla y pedirle que nos muestre esas fotos.

-Camilo, yo conozco a Laura. Pero ¿Qué hacía ella ahí?

-No se. Bueno la siguiente persona que entró a consultar el libro fue un tal Aarón Paternina, el 11 de Julio, hace unas semanas. Cindy, yo vi el video. Iba con otro muchacho, él distrajo a la mujer y el viejo arrancó la hoja.

-¿Aarón Paternina? ¿Estás seguro?

-Sí- respondió Camilo.

-Bueno, Cindy te dejo para que llames a quien tengas que llamar. Yo me regreso mañana temprano a Sincelejo. Hablamos.

La llamada terminó y su mente empezó a atar cabos.

-¿Por qué mencionaste a Aarón Paternina?- preguntó Nane.

-Espera un momento- dijo Cindy, intentando comprender que era lo que estaba sucediendo- ¿Laura trabaja en la curaduría?

-Sí, hasta donde yo se sí ¿Pero que tiene que…?

-Espera- Cindy respiraba velozmente- Aarón Paternina es el curador y tú- dijo ella señalando a Nane con el dedo índice- tú te casaste con la hija de él.

-Sí, Cindy ¿Por qué?  Me estás asustando.

Entonces Cindy vio la camioneta. Los seguros puestos. Entonces todo tuvo sentido. Tomó su teléfono y le marcó de nuevo a Camilo.

-¿Cindy? ¿Qué pasa?

-Camilo, el muchacho que estaba con Paternina ¿Tú lo viste en el video de seguridad?

-Sí, claro.

-Descríbemelo, por favor.

-¿Describírtelo? Mejor aún,  yo le tomé fotos al video, si quieres te mando la foto de él.

-Sí, claro me serviría mucho.

Cindy colgó y espero impaciente la llegada del mensaje. No tardó. La pantalla del celular empezó a mostrar el rostro de un muchacho, un rostro que ella conocía muy bien. Era Manuel, el mismo que le había dicho que fuera aquella noche a aquel lugar.

-¿Por qué tienes una foto de ese pelado allí?- preguntó Nane viendo el celular de Cindy.

-¿Lo conoces?

-Sí, es Junior, el hermano de Jennifer, la…

-La mujer con la que te obligaron a casarte… dijo Cindy- Nane ¿De quién es esta camioneta?

-Me la regaló mi suegro como regalo de bodas- contestó Nane, confirmando sus sospechas.

-Nane tenemos que salir de aquí, esto es una trampa dijo Cindy. Hay que llamar a la policía.

Pero justo cuando ella intentaba marcar el número de tres dígitos que la comunicaría con la policía. Una luz intensa iluminó su rostro. Provenía de fuera de la camioneta. Se escuchó el sonido de un motor acelerando.

Cindy comprendió entonces que ya era muy tarde. Las luces se acercaron velozmente hasta el lugar donde se encontraba parqueada la camioneta y un golpe descomunal la sacudió de la silla del copiloto. Nane trató de agarrarla, de darle estabilidad pero ella se seguía golpeando, moviéndose en círculos dentro de la cabina.

Lo último que alcanzo a ver fue la distorsión de las luces frontales de la camioneta entrando lentamente en la laguna, segundos antes de perder completamente el conocimiento.

Anuncios

Navegación en la entrada única

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: